Máximas de San Juan Bosco nº 17

Sobre María Santísima

211 La devoción y el amor a María Santísima es una gran protección y un arma poderosa contra las asechanzas del demonio.

212 Aún cuando María os obtuviera muchas gracias, de nada os servirían, si no os consiguiera la de no caer en pecado mortal.

213 Estad seguros de que cuanto más puras sean vuestras miradas y palabras, tanto más agradaréis a la Virgen María y mayores gracias os obtendrá Ella de su divino Hijo y Redentor nuestro.  

214 Si queréis, amados jovencitos, ser los verdaderos amigos de Jesús y María, debéis no tan sólo huir de los escandalosos, sino esforzaros con el buen ejemplo a reparar el gran mal que éstos hacen a las almas.

215 Si María favorece tanto a este miserable cuerpo, ¿Cuántos favores no concederá a las almas que la invocan?.

216 Si todos los hombres fuesen verdaderamente devotos de María, qué felicidad habría en este mundo.

217 Con la frecuente comunión, vosotros mereceréis ser muy queridos de Dios y de los hombres; y María Santísima os concederá la gracia de no morir sin los  Santos Sacramentos al fin de la vida.

218 Humildad, obediencia y castidad os harán gratos a María Santísima.

219 En todos los peligros invocad a María, y os aseguro que seréis librados.

220 Es casi imposible llegar a Jesús, si no es por medio de María.

221 María quiere la realidad, no las apariencias.

222 Nuestra Madre, concede grandes favores a los que hacen bien su novena.

223 Seamos devotos, sobre todo, de María Santísima; invoquémosla de corazón y Ella nos protegerá.

224 Desgraciadamente peregrinamos aún por este valle de lágrimas y estamos lejos de la patria celeste y de nuestra querida Madre; sin embargo confiemos en Ella, invoquemos a María, con toda piedad, que es toda bondad para con nosotros.

225 Asistir con devoción a la Santa Misa, visitar a Jesús Sacramentado, recibir la Comunión Sacramental o al menos hacerla espiritual, son prácticas de sumo agrado a María y un conducto eficaz para obtener gracias especiales.

226 La fiesta de la Santísima Vírgen y más aún, sus solemnidades, sus novenas, sus triduos, el mes a Ella consagrado, sean siempre fervorosamente inculcados en público y en privado; con folletos, con libros, con medallas, con imágenes, con publicar o simplemente contar gracias y bendiciones que nuestra celeste Bienhechora concede a cada instante a la humanidad doliente.  

227 La Virgen Santísima nos consiga de su Divino Hijo, días de paz y acierto, a fin de poder amar y servir a Dios en la tierra y gozar un día la bienaventuranza en el cielo.

228 (Don Bosco al fin de su vida). Recomendad la frecuente comunión y la devoción a María Santísima Auxiliadora.

229 Para obtener una gracia especial, la jaculatoria más eficaz es ésta: «María Auxiliadora, rogad por nosotros».

230 En el cielo nos quedaremos gratamente 0sorprendidos al conocer todo lo que María Auxiliadora ha hecho por nosotros en la tierra.

Publicado en Sin categoría | Etiquetado | Deja un comentario

Domingo, 24 de abril de 2022 FIESTA DE LA DIVINA MISERICORDIA

Domingo, 24 de Abril de 2022  FIESTA DE LA DIVINA MISERICORDIA

¿Tu vida es un desastre?

¿No tiene sentido? ¿Un fracaso?

¿Has arruinado tu vida con tus actos?

TE DOY UNA BUENA NOTICIA:

¡DIOS TE AMA! Sí, así como estas, con tu sufrimiento, tu fracaso y tu miseria.

Por amor a ti y a todos los hombres, Dios ha enviado a su hijo al mundo. El ha aceptado sufrir en la Cruz como un reo cualquiera por amor a ti. En la Cruz a intercedido por ti y por mi. Dios padre ha aceptado su sacrificio y por el quedamos perdonados. Dios le resucitó de entre los muertos y HOY a ti también quiere sacarte de tus pecados, fracasos y darte una vida nueva.

Si tu confías en ÉL, tu vida puede cambiar.

El domingo, 24 de abril tienes una oportunidad especial para acoger el amor de Dios en tu vida. Aunque si lo dejas pasar, recuerda: ¡Dios siempre te espera!

En los años 30 del siglo pasado, Cristo se apareció a una religiosa polaca, hoy santa: Santa Mª Faustina Kowalska y le habló sobre la riqueza de su Divina Misericordia. He aquí unos extractos tomados de lo que le dijo Jesús tomados del diario de sta. Faustina:

» Mi Misericordia es más grande que todas las miserias de tu alma y las del mundo entero. Por tu alma bajé del cielo a la tierra y me dejé clavar en la Cruz.»

«Cuando te acerques a la Confesión, sumérgete en mi Misericordia con gran confianza. Si tu confianza es grande, mi generosidad no tendrá límites.»

«Los más grandes pecadores llegarían a una gran santidad si confiaran en mi Misericordia.»

«Aunque un alma fuera como un cadáver descomponiéndose, el milagro de la Misericordia la restaura totalmente.»

¿Cómo puedes concretar el acoger esta Misericordia del Señor?

Si no estás en la iglesia: Pide el bautismo. Mediante este signo externo a la vez que el Señor perdona tus faltas, te da una serie de gracias y ayudas para conocer el amor de Dios en tu vida y que esta sea feliz, aun en medio de los problemas de la vida. Luego iras recibiendo el resto de sacramentos que te fortalecerán en la fe.

Si ya estás en la Iglesia escucha lo que dijo el Señor a Sta. Faustina:

«Deseo que el primer domingo después de Pascua ( 24 de abril de 2022) se celebre LA FIESTA DE LA MISERICORDIA. El alma que ese día confiese y comulgue obtendrá la remisión completa de sus culpas y pecados.»

«Que nadie tema acercarse a mí, aun cuando sus culpas fuesen las más atroces…»

Derramaré todo el océano de mis gracias sobre las almas que se acerquen a mi Misericordia.»

Este día es de una gracia especial.

El Señor está deseando perdonarte. Solo tienes que creértelo y tener el propósito de desear empezar de nuevo. Confesar sinceramente tus pecados y pidiendo ayuda para poder superarlos.

Tras la confesión, dejar que Cristo venga a ti en la Eucaristía. Seguro que con Cristo tu vida -aunque no desaparezcan tus problemas- tendrá otro sentido y podrás ser más feliz.

«La humanidad no encontrará la paz hasta que no se dirija con confianza a la Misericordia Divina.»

Si deseas más información te adjunto los trípticos de donde obtuve las citas y que te ayudarán. Que el Señor les bendiga.

Nota- Debido a su antigüedad los lugares y fechas que aparecen en los trípticos -concretamente los de Barcelona- pueden no ser los mismos- por ello facilitamos la página web del Apostolado de la Divina Misericordia en Barcelona.

En esa web se puede descargar gratuitamente un devocionario, así como otro material.

http://www.divinamisericordiabcn.org

Publicado en Sin categoría | Etiquetado | Deja un comentario

Máximas de San Juan Bosco nº16

191 Quien da limosna para salvar almas, tendrá por recompensa salud y vida larga.

192 Para conseguir limosnas, es preciso que el pueblo comprenda que aún para conseguir ventajas temporales del Señor, le conviene contribuir; y por el contrario, la avaricia para con las obras de Dios, puede atraer la maldición del cielo.

193 Dios es infinitamente rico y de una generosidad sin límites.

194 Tened fe, rogad mucho, pero acompañad vuestras peticiones con alguna obra de caridad.

195 Dad y se os dará -dijo el Señor-, y no: prometed y se os dará. Por eso adelantad vuestras obras, para obligar a Dios a ayudaros.

196  El dinero es la llave que sirve para dos cerraduras: nos abre el cielo o nos abre el infierno.

197 Quien no es generoso con Dios, fácilmente se olvida del Señor.

198 Quien no sea generoso con Dios, pocas esperanzas podrá abrigar para conseguir gracias extraordinarias.

199 Para dar limosna no es necesario ser rico.

200 No son los ricos los que hacen un bien dándonos limosna, sino somos nosotros los que les hacemos un favor a ellos brindándoles ocasión para ganar méritos.

201 El buen Dios premiará con el Paraíso a los que dan su vida por las almas e igualmente a los que ayudan a los misioneros.

202 En la persona de los pobres y sobre todo de los más abandonados, debemos ver representado al Salvador. Por lo mismo no son los niños pobres los que demandan vuestra caridad, sino es el mismo Jesús, en la persona de sus pobres.

203 El Evangelio no dice: «Dejad lo superfluo a los pobres después de vuestra muerte», sino: «Dad lo superfluo a los pobres en vida».

204 Algunos se imaginan que dar limosna es un consejo y no un precepto; por lo tanto no se cuidan de sus obligaciones; pero están en un error fatal, pues, quien no hace obras buenas en este mundo arrastra consigo otras almas a la perdición, como lo hemos visto en la parábola del rico Epulón.

205 Dios hizo al pobre para que gane el cielo con su   paciencia y la resignación; pero también hizo al rico para que se salve mediante la caridad y la limosna.

206 Algunos creen que hacen bastante, dando alguna que otra limosna, brindando rara vez algún socorro con ostentación. Están en un error. Jesús manda dar limosna: «¡Lo superfluo, dadlo a los pobres!».

 207 He vivido entre pobres y tuve que visitar a ricos. En general he visto que dan poca limosna, y muchos señores no hacen buen uso de sus riquezas.

208 Para dar gracias al Señor conviene acompañar nuestras preces, además de las palabras de agradecimiento, con alguna limosna.

209 Las manos de los pobres llevan nuestras limosnas al Cielo. Dar a los pobres nuestro óbolo, es como depositarlo en las mismas manos de Jesucristo.

210 Si queréis obtener con más facilidad cualquier gracia, haced primero vosotros la gracia, o sea, dad vosotros alguna limosna, antes que Dios y la Vírgen os concedan el favor deseado. 

Publicado en Sin categoría | Etiquetado | Deja un comentario

Consagración de Rusia, Ucrania y el mundo al Inmaculado Corazón de María realizada por el Santo Padre Francisco en unión con todos los obispos del mundo el 25 de marzo de 2022

TEXTO DE LA CONSAGRACION

Oh María, Madre de Dios y Madre nuestra,

nosotros, en esta hora de tribulación,

recurrimos a ti. Tú eres nuestra

Madre, nos amas y nos conoces, nada de lo que nos

preocupa se te oculta. Madre de misericordia, muchas

veces hemos experimentado tu ternura providente,tu

presencia que nos devuelve la paz, porque tú siempre

nos llevas a Jesús, Príncipe de la paz.

Nosotros hemos perdido la senda de la paz. Hemos

olvidado la lección de las tragedias del siglo pasado, el

sacrificio de millones de caídos en las guerras mundiales.

Hemos desatendido los compromisos asumidos como

Comunidad de Naciones y estamos traicionando los

sueños de paz de los pueblos y las esperanzas de los

jóvenes.

Nos hemos enfermado de avidez, nos hemos encerrado

en intereses nacionalistas, nos hemos dejado endurecer

por la indiferencia y paralizar por el egoísmo. Hemos

preferido ignorar a Dios, convivir con nuestras falsedades,

alimentarla agresividad, suprimir vidas y acumular

armas, olvidándonos de que somos custodios de nuestro

prójimo y de nuestra casa común.

Hemos destrozado con la guerra el jardín de la tierra,

hemos herido con el pecado el corazón de nuestro Padre,

que nos quiere hermanos y hermanas. Nos hemos vuelto

indiferentes a todos y a todo, menos a nosotros mismos.

Y con vergüenza decimos: perdónanos, Señor.

En la miseria del pecado, en nuestros cansancios y

fragilidades, en el misterio de la iniquidad del mal y de la

guerra, tú, Madre Santa, nos recuerdas que Dios no nos

abandona, sino que continúa mirándonos con amor,

deseoso de perdonarnos y levantarnos de nuevo. Es Él

quien te ha entregado a nosotros y ha puesto en tu

Corazón inmaculado un refugio para la Iglesia y para la

humanidad. Por su bondad divina estás con nosotros, e

incluso en las vicisitudes más adversas de la historia nos

conduces con ternura.

Por eso recurrimos a ti, llamamos a la puerta de tu

Corazón, nosotros, tus hijos queridos que no te cansas

jamás de visitar e invitar a la conversión.

En esta hora oscura, ven a socorrernos y consolarnos.

Repite a cada uno de nosotros: “¿Acaso no estoy yo aquí,

que soy tu Madre?”. Tú sabes cómo desatarlos enredos

de nuestro corazón y los nudos de nuestro tiempo.

Ponemos nuestra confianza en ti. Estamos seguros de

que tú, sobre todo en estos momentos de prueba, no

desprecias nuestras súplicas y acudes en nuestro auxilio.

Así lo hiciste en Caná de Galilea, cuando apresuraste la

hora de la intervención de Jesús e introdujiste su primer

signo en el mundo. Cuando la fiesta se había convertido

en tristeza le dijiste: «No tienen vino» (Jn 2,3).

Repíteselo otra vez a Dios, oh Madre, porque hoy hemos

terminado el vino de la esperanza, se ha desvanecido la

alegría, se ha aguado la fraternidad. Hemos perdido la

humanidad, hemos estropeado la paz. Nos hemos vuelto

capaces de todo tipo de violencia y destrucción.

Necesitamos urgentemente tu ayuda materna.

Acoge, oh Madre, nuestra súplica.

Tú, estrella del mar, no nos dejes naufragar en la

tormenta de la guerra.

Tú, arca de la nueva alianza, inspira proyectos y caminos

de reconciliación.

Tú, “tierra del Cielo”, vuelve a traerla armonía de Dios al

mundo.

Extingue el odio, aplaca la venganza, enséñanos a

perdonar.

Líbranos de la guerra, preserva al mundo de la amenaza

nuclear.

Reina del Rosario, despierta en nosotros la necesidad de

orar y de amar.

Reina de la familia humana, muestra a los pueblos la

senda de la fraternidad.

Reina de la paz, obtén para el mundo la paz.

Que tu llanto, oh Madre, conmueva nuestros corazones

endurecidos. Que las lágrimas que has derramado por

nosotros hagan florecer este valle que nuestro odio ha

secado. Y mientras el ruido de las armas no enmudece,

que tu oración nos disponga a la paz.

Que tus manos maternas acaricien a los que sufren y

huyen bajo el peso de las bombas. Que tu abrazo

materno consuele a los que se ven obligados a dejar sus

hogares y su país. Que tu Corazón afligido nos mueva a la

compasión, nos impulse a abrir puertas y a hacernos

cargo de la humanidad herida y descartada.

Santa Madre de Dios, mientras estabas al pie de la cruz,

Jesús, viendo al discípulo junto a ti, te dijo: «Ahí tienes a tu

hijo» (Jn 19,26), y así nos encomendó a ti. Después dijo al

discípulo, a cada uno de nosotros: «Ahí tienes a tu madre»

Madre, queremos acogerte ahora en nuestra vida y en

nuestra historia. En esta hora la humanidad, agotada y

abrumada, está contigo al pie de la cruz. Y necesita

encomendarse a ti, consagrarse a Cristo a través de ti.

El pueblo ucraniano y el pueblo ruso, que te veneran con

amor, recurren a ti, mientras tu Corazón palpita por ellos

y por todos los pueblos diezmados a causa de la guerra,

el hambre, las injusticias y la miseria.

Por eso, Madre de Dios y nuestra, nosotros

solemnemente encomendamos y consagramos a tu

Corazón inmaculado nuestras personas, la Iglesia y la

humanidad entera, de manera especial Rusia y Ucrania.

Acoge este acto nuestro que realizamos con confianza y

amor, haz que cese la guerra, provee al mundo de paz. El

“sí” que brotó de tu Corazón abrió las puertas de la

historia al Príncipe de la paz; confiamos que, por medio

de tu Corazón, la paz llegará.

A ti, pues, te consagramos el futuro de toda la familia

humana, las necesidades y las aspiraciones de los

pueblos, las angustias y las esperanzas del mundo.

Que a través de ti la divina Misericordia se derrame sobre

la tierra, y el dulce latido de la paz vuelva a marcar

nuestras jornadas. Mujer del sí, sobre la que descendió el

Espíritu Santo, vuelve a traernos la armonía de Dios.

Tú que eres “fuente viva de esperanza”, disipa la

sequedad de nuestros corazones. Tú que has tejido la

humanidad de Jesús, haz de nosotros constructores de

comunión. Tú que has recorrido nuestros caminos,

guíanos por sendas de paz. Amén.

Publicado en Sin categoría | Etiquetado | Deja un comentario

Máximas de San Juan Bosco nº15

184 No pienses que vives en este mundo para divertirte, enriquecerte, comer, beber y dormir,

como los animales privados de razón; pues el fin para el que has sido creado, es infinitamente

más noble y más sublime, esto es: para amar y servir a Dios en esta vida y así salvar tu alma.

185 El más valioso sostén de la juventud es el Sacramento de la Comunión y la Confesión.

186 Créanmelo, quien es devoto del Santísimo Sacramento, es decir, que va con frecuencia a hacer santas comuniones y visitas a Jesús en el Tabernáculo, ése tiene una prenda segura de su eterna salvación.

187 La juventud dejada a su suerte, si no encuentra comprensión a su debido tiempo, será azote para la sociedad, e irá a llenar las cárceles.

188  En la comunión frecuente se encuentra luz, fuerza y santidad.

189 Los hábitos adquiridos en la juventud, por lo general, duran toda la vida.

190 Es muy difícil arrancar un vicio que se haya adquirido en la juventud.

Publicado en Sin categoría | Etiquetado | Deja un comentario

De San Francisco de Sales

FRAGMENTO 18

ESTÍMULOS A UNA VIRTUD FIRME, SIN BLANDURAS, INCONVENIENTES NI APREMIOS

EXTEMPORÁNEOS

Mantened vuestro corazón tranquilo, sin apremiarlo demasiado con deseos de perfección.

Hay deseos que tiranizan, que quisieran que nada se opusiera a nuestros designios y no

tuviéramos tiniebla alguna, sino que todo, fuese plena luz; que sólo hubiera suavidad en

nuestros ejercicios, sin disgustos, sin resistencias, sin torcimientos.

Tan pronto como nos llegan tentaciones interiores ,esos deseos no se limitan a que no

consintamos en ellas; quisieran que no las sintiésemos; son tan exigentes que no se

resignan con que se os de un plato de alimento nutritivo sino está del todo azucarado;

quisieran que no viéramos pasar ante los ojos las moscas de agosto. Deseos de una

perfección excesivamente blanda y no conviene fomentarlos. Creedme, los manjares

dulces crían lombrices en los niños, y en mí, que no soy niño; por ello Nuestro Señor

nos lo mezcla con amargores

.

Os auguro ánimo firme, intenso y no superficial; un animo que, mientras pueda

decir resueltamente: ¡Viva Jesús!, sin reserva alguna, no se preocupe ni de lo dulce ni de

lo amargo, ni de la luz ni de las tinieblas. Caminemos resueltamente por el amor

esencial, fuerte e inquebrantable, a nuestro Dios, y dejemos corretear los fantasmas de

las tentaciones .«Os veo sin mirares», decía San Antonio. Pero no, miremos a nuestro

Salvador, que nos espera más allá de todos los ruidos del enemigo; pidamos su auxilio,

pues para ello permite que nos asusten esas ilusiones. Ayer tarde tuvimos aquí grandes

tronadas y vivo relampagueo; me alborozaba mucho ver a nuestros chiquillos

multiplicar las señales de la cruz y el nombre de Jesús. «¡Ah! ―les decía yo―, sin estos

terrores, no hubiéramos invocado tanto a Nuestro Señor» .En verdad, que me daba ello

un consuelo especial, y aunque la violencia de los relámpagos me hacía temblar, no

podía contener la risa.

Os recomiendo sencillez y humildad. ¿Por qué afligirse ante las tentaciones?

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Máximas de San Juan Bosco nº14

163 Haced todo el bien que esté a vuestro alcance, pero sin ostentación; la violeta aunque esté escondida, se descubre por su fragancia.

164 Sé siempre agradecido q quien te dé avisos.

165 Si poseemos las ciencias sin la humildad, no seremos nunca hijos de Dios, antes bien, hijos de aquél que es padre de la soberbia: el demonio.

166 Aunque no digas siempre todo lo que sepas, da a entender bien lo que dices.

167 Sobre Dios piensa según te dicte la fe; de tu prójimo, según te inspire la caridad, de ti, con humildad. De Dios habla siempre con veneración; del prójimo, como quisieras que hablaran de ti; de tu persona, habla con humildad o mejor calla.

168 La falta de modestia en el hablar, indica falta de criterio.

169 Habla poco de los demás, y menos de ti mismo.

170 Más bien que disculparte de tus defectos, procura enmendarte de ellos.

171 La virtud que se debe inculcar de una manera particular a los estudiantes, es la humildad; porque un estudiante soberbio es un pobre ignorante.

172 A las almas santas, es mucho más penoso, revelar los dones con que Dios les ha favorecido, que hablar de sus propios defectos.

173 El amable y humilde, será siempre querido de todos, de Dios y de los hombres.

174 La gracia de Dios triunfa siempre donde encuentra una humilde obediencia.

175 Si buscamos nuestra propia gloria, vendrá el descontento, la división y el desorden.

176 NO soy nada más que lo que valgo delante de Dios.

177 Por la paz en casa, hazte humilde y tolerante.

178 No te ensoberbezcas jamás por lo que sepas. Cuanto más sabe uno, más se convence, que es un ignorante.

179 Una persona de talento mediocre, pero virtuoso y humilde, hace mucho más bien que un sabio soberbio.  

180 No te fíes mucho de tus propias fuerzas; puedes caer como San Pedro.  

181 Ninguno se gloríe de aquello que sabe y de lo que hace; cada uno haga lo que pueda sin ostentación.

182 Haced lo que podáis, Dios hará lo que nosotros no podemos hacer. Confiad siempre en Jesús

Sacramentado y María Auxiliadora y veréis lo que son milagros.

183 Cuando en cualquier circunstancia se refieren a nuestra pobre persona como humilde instrumento del Señor que quiere servirse de nosotros, diremos siempre: por la gracia de Dios se ha hecho esto y por lo tanto, sólo a Él todo honor y gloria.

Publicado en Sin categoría | Etiquetado | Deja un comentario

Ante la crisis de Ucrania el papa nos llama a rezar

Oración por la paz

Señor Jesús, ten piedad de nosotros y concédenos la paz y la unidad, no permitas que nos soltemos de tus manos y danos un corazón capaz de amar como tu nos amas. María Madre auxílianos en estas difíciles horas de la tribulación, se nuestra fuerza y consuelo. Cúbrenos con tu manto y que la sangre de tu bendito Hijo nos proteja de todo mal. Ten piedad Señor de nosotros, los que a ti nos encomendamos, te lo rogamos por tus méritos y los de tu amorosa Madre. Ten piedad y se nuestra Roca y Baluarte.

Señor no mires nuestras miserias y pecados, sino la fe de tu iglesia que clama tu socorro. Madre Santa tu eres nuestro comandante dirígenos por el camino que al Señor le agrada, danos Señora las armas necesarias para hacer de este mundo un espacio de amor misericordioso, donde ningún hermano sufra.

Te lo rogamos Señor por la intercesión de María Santísima, por sus méritos te lo pedimos, a ti que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Máximas de San Juan Bosco

141 Estando junto a la cruz, venceremos a nuestros enemigos.

142 El sostén de nuestra paciencia es la esperanza en el premio futuro.

143 Si verdaderamente escucháis a Dios y os acercáis a Él, os dará el ciento por uno.

144 Es imposible no vencer las tentaciones acudiendo en tales peligros a la presencia de Dios Nuestro señor.

145 Una impresión funesta, recibida en la edad tierna, debida a una conversación imprudente, puede traer como fatal consecuencia la pérdida de fe y de buenas costumbres.

146 Nada te turbe, quien tiene a Dios, lo tiene todo.

147¡Ánimo!. La misericordia de Dios es infinita.

148 Como profesión pública de fe, hágase la Señal de la Cruz con devoción y respeto.

149 Para vencer en las pruebas más duras se requiere mucha fe en Dios.

150 La fe, para ser viva y fructífera, debe ser siempre iluminada y guiada por el vicario de

Jesucristo.

151 Fe y oración, he aquí el mejor arma, y nuestro apoyo.

152 Dios no abandona jamás a ninguno.

153 Cueste lo que costare, Dios nunca será demasiado caro.

154 La ayuda de Dios nunca falla, si se trabaja de veras con fe y confianza.

155 ¿Los tiempos son difíciles?. Siempre fueron así, pero Dios nunca dejó de prestar su ayuda. «Christus heri et hodie».

156 Cuando os encontréis en peligro o en suma pobreza, alzad los ojos al cielo. Dios acudirá a vuestra humilde oración.

157 Dios es bueno, Dios es omnipotente; si permite tribulaciones, es para sacar mayor bien y mostrar su misericordia y poder.

158 No importa lo que haga Satanás, ahora es su tiempo; pero vendrá también el momento de la victoria.

159 Si hubiese tenido cien veces más fe de la que tengo, hubiera hecho cien veces más de lo que hice.

160 Sin el aliento de la fe, todos los imperios caen, las naciones se desmoronan y las obras que el hombre hace, no sirven para nada.

161 Es más cristiano encender una cerilla, que maldecir las tinieblas.

162 Portáos de tal manera que mañana no tengáis que avergonzaros.

Publicado en Sin categoría | Etiquetado | Deja un comentario

Máximas de San Juan Bosco nº12

133 Nos sirva de lección y de experiencia todo cuanto sucede.


134 Las costumbres cuando son buenas y llevan al bien, debemos seguir practicándolas.  

135 No basta saber las cosas, es necesario practicarlas.


136 Las cosas o se hacen bien, o mejor no se hacen.


137 Cuando todo marche bien, no se pretenda cambiar so pretexto de mejorar.


138 Cada cual trabaje según su propia capacidad; el mérito depende de la intención.

 
139 Si no tenemos a quien acudir en asuntos de importancia, imploremos luz del poder y amor de Jesús Sacramentado, en la Santa Misa, durante la elevación.


140 Dios no abandona a ninguno.

Publicado en Sin categoría | Etiquetado | Deja un comentario